CAJA DE ZAPATOS

Te esperé en Soldado de la Independencia.
Mientras me ataba los cordones
tuve la impresión de estar
a punto de recibir un golpe.
Llegaste con una caja de zapatos
reparé en la marca de la tapa
y me dijiste que dejáramos
de vernos del todo usaste
esa expresión: del todo.
En la caja había una serie de cosas
que había decidido darte
cosas que eran mías de antes
o que había hecho o elegido
con anterioridad para vos.
Cosas de las que no me acordaba
cosas de las que no quise acordarme
cosas que tiré con violencia al asfalto
y vos no te quedaste a ver
cómo las atropellaron los autos.

En la calle después del trauma
recuperé un osito de peluche
sucio
que perdió un botón en la estampida.

Me gusta pensar que en ese osito
hay un botón menos
una distancia mínima redonda
para parecerse a vos.
Me gusta que ese osito
no haya quedado intacto
ni limpio
ni celeste.


Comentarios

Recuerdo este poema... Es inmenso.